EL HOMBRE ARRODILLADO Agustín Gómez Arcos

 23.95

EL HOMBRE ARRODILLADO Agustín Gómez Arcos

 23.95

ISBN
978-84-19047-41-0

PÁGINAS
320

Un hombre mendiga postrado en la calle, detrás de un cartel donde pueden leerse las súplicas que él no se atreve a pronunciar: las palabras de la miseria. Pero ¿cómo ha llegado ahí ese joven fuerte, en la flor de la vida? Al narrarnos las distintas estaciones de su particular calvario, Agustín Gómez Arcos lanza una mirada feroz e implacable, llena de desencanto, a la España posfranquista, a los años de la Movida y a las hirientes desigualdades sobre las que se cimenta la mal llamada sociedad de la abundancia

«El joven se dirige a la Gran Vía, intenta fundirse con los viandantes, gentes de vida oscura que renacen de las cenizas diarias, fénix quemados a perpetuidad antes de emprender el vuelo. Marginales de toda ralea atestan la avenida, muy concurrida entre medianoche y el alba. Aparecen por todas partes, emanan de rincones oscuros, surgen súbitamente de las callejuelas como ratas gigantes que abandonan la cloaca al olfatear epidemia y podredumbre.»

Gómez Arcos nos plantea, y a la vez responde a su manera, una pregunta: «Una vez de rodillas, ¿podremos levantarnos algún día?». Una crítica implacable contra las sociedades de consumo donde cada vez más se ensancha la brecha entre los ricos y los pobres.

1 disponibles

Categoría:

ISBN
978-84-19047-41-0

PÁGINAS
320

Un hombre mendiga postrado en la calle, detrás de un cartel donde pueden leerse las súplicas que él no se atreve a pronunciar: las palabras de la miseria. Pero ¿cómo ha llegado ahí ese joven fuerte, en la flor de la vida? Al narrarnos las distintas estaciones de su particular calvario, Agustín Gómez Arcos lanza una mirada feroz e implacable, llena de desencanto, a la España posfranquista, a los años de la Movida y a las hirientes desigualdades sobre las que se cimenta la mal llamada sociedad de la abundancia

«El joven se dirige a la Gran Vía, intenta fundirse con los viandantes, gentes de vida oscura que renacen de las cenizas diarias, fénix quemados a perpetuidad antes de emprender el vuelo. Marginales de toda ralea atestan la avenida, muy concurrida entre medianoche y el alba. Aparecen por todas partes, emanan de rincones oscuros, surgen súbitamente de las callejuelas como ratas gigantes que abandonan la cloaca al olfatear epidemia y podredumbre.»

Gómez Arcos nos plantea, y a la vez responde a su manera, una pregunta: «Una vez de rodillas, ¿podremos levantarnos algún día?». Una crítica implacable contra las sociedades de consumo donde cada vez más se ensancha la brecha entre los ricos y los pobres.